¿Cómo los videojuegos ayudan al tratamiento de enfermedades?

Redacción: Javier Jijón


Los videojuegos son considerados por la gran mayoría como un entretenimiento y por otros como una pérdida de tiempo. Sin embargo, algunos estudios demuestran cómo los videojuegos resultan beneficiosos para la salud de las personas, desde ayudar al tratamiento de ciertas enfermedades, hasta volver al consumidor más inteligente.

Es común escuchar que la salud no es un juego, sin embargo, desde hace unos diez años la tendencia ha sido convertirla precisamente en eso. La tecnología de los videojuegos, según expertos, aporta nuevos conocimientos, mejora hábitos y comportamientos. En el mercado ya existen varias propuestas de juegos que aportan a la salud, y otros que ya están dando resultados muy importantes en el ámbito de la educación.

Adultos mayores juegan con la plataforma Nintendo Wii. Fuente: Agencia Iberoamericana para la difusión de la ciencia y la tecnología

Te puede interesar: “Educar con videojuegos”

Jugar para la dislexia

En el tratamiento de la dislexia, lo que prioriza es la atención y la ejercitación de las palabras. Investigadores de la Universidad de Padua han señalado que diez niños con dislexia que practicaron un videojuego de acción, aumentaron su velocidad y mejoraron su lectura. Estos cambios positivos se mantuvieron al menos dos meses, y aventajaron a las observadas en otros diez niños disléxicos que jugaron a una variante del mismo juego de consola, pero sin acción. También superaron la mejoría que se produce de forma natural en la dislexia al cabo de un año.

Los juegos de acción despiertan en los jugadores una mayor capacidad de atención visual y lectora ante las situaciones difíciles que se le presentan y estos estímulos pueden ayudar a la dislexia.

Los videojuegos mejoran la memoria

Según estudios realizados por varios neurobiólogos de la universidad de California, los videojuegos resultan ser como un gimnasio para el cerebro, más específicamente en el hipocampo, el órgano encargado de la formación de nuevos recuerdos, es decir el que se encarga de la memoria.

El estudio concluyó que un grupo de personas mejoraron su memoria en un 12% tras jugar el conocidísimo Super Mario 3D World durante dos semanas consecutivas. Esto refleja claramente cómo ayudan a fortalecer la memoria más aún en juegos en 3D donde hay que resolver problemas para poder progresar y cumplir objetivos dentro de este.

La memoria de trabajo y la memoria episódica son dos de las funciones cognitivas que se van deteriorando con el envejecimiento. La primera afecta al almacenamiento y a la manipulación mental de la información, mientras que la segunda se vincula al recuerdo de experiencias personales.

Una investigación realizada en personas mayores permitió observar una mejora en ambas funciones después de haber sido entrenados con videojuegos diseñados para estimular estas áreas. Los resultados, publicados en Frontiers in Human Neuroscience, sugieren que, aún en edades avanzadas, el cerebro humano guarda cierto grado de plasticidad.

Se ha demostrado que los juegos digitales ayudan a mejorar mucho la calidad de vida de los ancianos, mejora el ojo vago y ayuda a la rehabilitación de aquellos que han tenido cáncer, a los que el tratamiento de quimioterapia ha afectado a su capacidad cognitiva.


Es obvio que si se llega a abusar, puede traer consecuencias negativas para el usuario, especialmente en los adolescentes, que son quienes suelen dedicarle una mayor parte de su tiempo a este hobby. Siempre hay que usarlos con cabeza.

Desde siempre ha existido una gran controversia entre los videojuegos y la infancia. Hay críticos quienes afirman que los niños no deberían exponerse a estas actividades. No obstante, en el internet sobran estudios que avalan tanto los beneficios como los riesgos.

En la época actual los niños no nacen con un libro debajo del brazo, sino con un celular o una Tablet de última generación u ordenadores de máxima potencia, esto es causa de fascinación y preocupación por parte de muchos adultos, ya que consideran desde su punto de vista que estas nuevas tecnologías, sin cierto control y supervisión, no benefician en lo absoluto en el desarrollo de sus hijos y en su educación.

Puedes leer: Guía para reflexionar acerca de los videojuegos

El aislamiento y el uso excesivo son factores muy importantes a la hora de considerarlos como un tratamiento para ciertas enfermedades. Ante la pregunta de si los juegos digitales ayudan o perjudican a los usuarios, no se puede dar una respuesta que sea del todo correcta o valida, ya que por un lado sí que les ayuda a desarrollar aptitudes y destrezas que les servirán en un futuro, como el razonamiento lógico, la orientación espacial, la destreza grafomotriz, la capacidad de atención, pero también pueden ser perjudiciales siempre que los padres no tomen una actitud adecuada para que los hijos aprendan y disfruten con los videojuegos.

Las ocho diferencias es un ejercicio clásico para trabajar la atención y la percepción visual. Se trata de comparar dos dibujos entre los que se deben encontrar los elementos que los distinguen. En este tipo de actividad se ejercita la habilidad de comparación ordenada para no dejar ningún detalle sin contrastar.

A continuación un clásico de clásicos:

 

Leer también: Los videojuegos ayudan a mantener la capacidad cognitiva de los ancianos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *