¿Es peligroso ejercer el periodismo?

Hablar de periodismo es tema muy amplio, dicha profesión tiene como objetivo informar a la comunidad y público en general de los acontecimientos que suceden en el día a día, pero muchas veces se ve interrumpida puesto que el reportero su misión es buscar la verdad en ocasiones el profesional expone su vida, por esto que la profesión muchas veces es en cierto punto peligrosa.

Hace décadas se decía que la profesión de periodista es la segunda profesión más arriesgada, es un trabajo de alto riesgo, mientras haya informadores comprometidos con su profesión, es posible que siga la violencia, todos los ataques contra trabajadores de medios de comunicación, tienen que ser investigados de forma rápida exhausta y sin excepciones.

Actualmente se habla mucho sobre la libertad de prensa, abriendo foros y debates en diferentes organizaciones que la defienden. Periodistas censurados, detenidos, acosados, torturados, asesinados, muchas veces es el resultado de indagar en casos de corrupción, sicariato, narcotráfico, etc. Por esto, la comunicación se ha convertido en un material peligroso para quienes la ejercen a nivel mundial.

La constatación de esta peligrosidad la tenemos en las cifras desde 2006, han muerto 800 informadores en todo el mundo, según los datos de la ONU, el barómetro diario de Reporteros Sin Fronteras (RSF) arroja un saldo de 50 profesionales asesinados solo en 10 primeros meses de 2016. Además de perder la vida, los profesionales de la información son también objeto de agresiones, amenazas, restricciones legales, intimidación, acoso y secuestro.

La situación es preocupante, la impunidad en los casos de asesinatos a los periodistas es alta, pues hasta la fecha, la estrategia de los que quieren amordazar la libertad de información ha tenido éxito, ya que solo el 7% de los 800 asesinados que constata la ONU han sido castigados.

México ocupa el primer lugar en la lista de números  de periodistas a los que les han quitado la vida, un balance desastroso que explica la falta de mecanismos de protección sobre todo, por el alarmante grado de violencia, corrupción e impunidad en la mayoría de los países en América Latina.

Hay a quienes los matan por orden de los carteles del narcotráfico molestos por coberturas audaz en su contra, hay también funcionarios públicos corruptos que quieren silenciar a los críticos que siempre van en busca de la verdad amenazando a los periodistas, eso pone en peligro las investigaciones y despiertan las dudas sobre el compromiso del gobierno para hallar a los responsables, también no hay que dejar de lado a los casos de reporteros que se cambiaron al mando y se unieron a los mundos criminales que cubrían.

Un funcionario de alto nivel de México comentó “No es que no puedan resolver esos casos, sino que no quieren a no los dejan, es una cuestión política, los periodistas hacen quedar mal al gobierno y por eso muchas veces los matan, pero es lamentable cuando están haciendo su trabajo.

Sin embargo, también hay países de América Latina que han logrado ubicarse en buenas posiciones en la clasificación mundial de la libertad de prensa de 2016, elaborada por RSF. Costa Rica, está en 6º lugar entre los 180 países evaluados por la ONG.

México (149º), Venezuela (139º) y Honduras (137º) son los países latinoamericanos con menos libertad de prensa en 2016, según la organización.

 

Periodistas asesinados por narcotráfico en América Latina

Seguro muchos recuerdan la muerte de Guillermo Cano en Colombia en el año 1986, a él lo asesinaron saliendo de “El espectador”  cerca de un semáforo en Bogotá, sin duda alguna esta fue una muerte que se dio directamente liada al narcotráfico, pues Colombia sabía que su  actor intelectual fue el cartel de Medellín Pablo Escobar, a quien Guillermo Cano acusaba directamente en su diario a esté de narcotraficante, también se dijo que en honor a la muerte de Cano se hicieron fiestas, y no solo él fue víctima de esté sino también en 1998 se rumoraba que Pablo era responsable del asesinato de Bernabé Cortés, cuando esté salía de un taxi.

En el pasado los narcotraficantes eran la  principal amenaza para los periodistas, pero las circunstancias demuestran como la caída de los principales carteles de la droga han creado nuevos peligros para los periodistas, tanto en Colombia como en el resto de Latinoamérica.

Oscar García Calderón, fue obligado a subirse en un taxi cuando salía de las oficinas de El Espectador, su cuerpo fue hallado con tres impactos de bala cerca de la fiscalía General. Sus colegas en el diario creen que fue asesinado porque intentaba conseguir una entrevista con el fiscal General sobre como los narcotraficantes estaban utilizando las corridas de toros y el cultivo de ganado para lavado de dinero.

En 1998, Amparo Leonor Jiménez Morales, fue asesinada a balazos por paramilitares frente a su casa en Valledupar, al parecer a represalias por un reportaje sobre una masacre de campesinos que habían invadido un terreno, aunque se cree ampliamente el vínculo del asesinato con el narcotráfico.

 

 


Paola García, Arianna Muñoz, Belén Pilay, Lourdes Anchundia.

PERIODISMO DIGITAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *