Construye cada día una historia…

Ni siquiera parece un fragmento de su vida, pues parece tratarse de un libro inacabado con auténticas extravagancias y rarezas, o más bien una peculiar pieza arquitectónica rodeada por un sinfín de excentricidades y caprichos del estilo de vida que solo en él, se pueden describir.

Estudiar, trabajar, ganarse el pan de cada día, valorar cada centavo logrado y luchar; ésta es su rutina.  Se prepara sin descanso, participa de reuniones, conferencias, además imparte clases en la universidad; despliega una gran actividad para forjarse a sí mimo. “Mi plan estratégico en la vida, es hacer las cosas bien y mi objetivo vital es seguir aprendiendo para seguir enseñando”, un español que cree desperdiciar el tiempo sino no está produciendo las veinticuatro horas del día.

Pablo Vidal Fernández (33), es un ibérico que vino a Ecuador por 15 días y lleva 9 años. Actualmente imparte cátedra en la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí (Uleam), institución ubicada en la costa ecuatoriana.

Recuerda que una vez alguien le dijo que es muy difícil alcanzar los sueños, y ese día decidió emprender y crear su primer negocio, y es así como en estos nueve años en Ecuador ha tenido bares, restaurantes, un negocio de exportación de muebles de mimbre, además de ser consultor empresarial, conferencista y docente universitario.

Cuenta que, en su niñez, sus amigos tenían juguetes de última tecnología, contaban con videojuegos de tercera generación como la Nintendo Game Boy, sin embargo, a él, sus padres desde los seis años le regalaron lápices, papel y juguetes como Lego, y fue desde aquel entonces que desarrolló su creatividad. Por ello considera que esa etapa de su vida fue mágica y vive agradecido porque le enseñaron el valor del trabajo, como se ganaba el dinero y que nada es fácil en esta vida.

Para llegar hasta donde está y progresar en la vida, ha tenido, que incluso, descargar camiones de alimentos en un centro comercial y surtir los escaparates de grandes superficies, este rol lo desempeñó estando en etapa adolescente. Y no sólo eso, la vida le ha puesto pruebas, siendo así que a los 16 años tuvo que enfrentarse a las calles, porque lo echaron de casa, por “rebelde”, asegura Vidal, quien define su educación como espartana.

En su ADN lleva un alma inconformista, porque para él, nunca nada es suficiente. Por sus venas corre la creatividad, porque construye cada día una historia en la que cree y sobre la que se inspira.  Y en su piel tiene impregnado sueños que a diario trabaja para cumplirlos.

Este soñador, es un hombre de una singular estatura (1,77m) y delgada figura. Sus ojos color miel, hacen que su mirada sea extraordinariamente penetrante que da la impresión de ser muy concentrado y perseverante, que medita sobre algún asunto de suma dificultad e importancia. Cuida siempre su manera de vestir, tiene unas sanas pasiones: el café sin azúcar y la ropa negra.

La vida, el tiempo, las condiciones del momento y la inquietud de juventud se encargaron de llevarlo a muchos países de Europa con el afán de descubrir lo desconocido. Empezó desde Portugal llegando hasta Polonia.  En aquellos viajes aprendió palabras básicas en otros idiomas; polaco, húngaro, alemán, checo, otros.

A pesar de tener una cara de no agradar a muchos, a simple vista evidencia un escudo de desconfianza; susceptibilidad que le hace parecer un tipo duro, pero con el tiempo demuestra lo contrario. Hace entrever su delicada y frágil forma de ser cuando dice que extraña a su familia a todas horas, aunque sabe muy bien que la familia y los negocios son aparte, “la vida me ha llevado lejos para poder extrañarlos”, expresó en cuanto a los que ama.

El futuro puede deparar cualquier cosa, es por eso, que este español está realizando un doctorado, en nuevas tendencias de la comunicación en la Universidad de Valencia, además de tener dos maestrías y un título en Gestión Empresarial.  En el último año ha escrito, tres libros, más de cinco artículos científicos, y numerosas ponencias, entre conferencias y talleres.

Él, defiende a capa y espada la siguiente proposición, “si naces pobre, no es tu culpa, si mueres pobre si lo es”, “si no encuentras trabajo, créalo, y una vez que lo crees, el trabajo te encontrará a ti”.

No se siente contento, porque cree que siempre puede hacer mejor las cosas, a esto agrega que la vida perfecta se basa en dos premisas; la regla del 8 y la del tercio. La primera, dormir 8 horas, disfrutar 8 y trabajar 8.  La segunda, de lo que ganas, un tercio debe ir al ahorro, otro a gastos y el tercer al ocio (fiestas, viajes, otros).

En un mundo donde no se puede atravesar con la cabeza fría y el corazón indiferente, este entusiasta español está escribiendo un libro de su vida, que se llama, ‘entre el cielo y la tierra’, porque asegura, que muchas veces decimos que hay que tener los pies en la tierra, y sin embargo vivimos persiguiendo sueños, por lo tanto, no podemos estar en las dos partes a la vez.

Además de llevar una vida entre letras y café, ama cocinar y le encanta el silencio, porque es un transporte que posee la facultad de expandirse.   Es muy insistente en decir que hay mucho ruido en la sociedad, demasiada distracción. A través del silencio logra concentrarse, encontrarse y pensar con claridad, “silencio y oscuridad iluminan mi mente”, resumió con habitual convicción.

2 comentarios sobre “Construye cada día una historia…

  • el 13 junio, 2017 a las 5:20 pm
    Permalink

    Muy inspirador !!! Buen trabajo

    Respuesta
    • el 15 junio, 2017 a las 3:16 am
      Permalink

      Saludos María José Bravo, muchas gracias, es motivador y a la vez alentador su comentario

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *