Destino incierto

Iba en un bus con destino incierto, porque cada vez que subo a uno solo sé que lleva a un determinado lugar, el destino puede variar y  desviarse con tan solo un leve viento…

Mientras veía por aquella ventana cubierta de polvo, tal vez de tantos viajes, de tantos ojos llorosos que vieron por aquella al oír un adiós inesperado, quién sabe!

Los minutos transcurrían, los diálogos de los pasajeros se confundían entre una música popular típica de pueblo…

La temida noche se acercaba, los árboles tan imponentes parecían dejarse llevar por aquella frialdad que sus ramas arropaban.

Mientras el cielo calmado se llevaba consigo la claridad traía a paso lento la oscuridad… entre susurro de calma la noche cada vez era más comprometedora!

Una, dos, tres… un sinnúmero de luces se encendían y consigo se llevaban la magia que la noche prometía!

Tantas sonrisas, tantas lágrimas, tantas muertes, tantas desgracias, tanta maldad de este día se opacaba por unas cuantas horas. Una ilusión. La tranquilidad solo existió en una frágil mente divagando…

Tanta miseria en el mundo que ni la noche la opaca, mucho menos la claridad! Que dolor, que injusticia!

Un mísero murmullo interrumpió…

#Lente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *